Recomendaciones de seguridad a las comunidades de propietarios

La seguridad en las comunidades de vecinos requiere mayor esfuerzo, dado el alto grado de inseguridad que se vive, tanto en las principales ciudades como en las más pequeñas, urbanizaciones, pueblos, caseríos y casas de campo.

A los habitantes de los edificios, se aconseja la instalación de sistemas de seguridad: sistema de alarmas, cámaras de seguridad con infrarrojo que fotografíen y graben a todo aquel sujeto ajeno al edificio, con los cerrajeros profesionales instalar cerraduras modernas, puertas acorazadas con acero, puertas con mirillas digitales, cambiar bombines o cerraduras de las puertas principales, mantener y reparar los sistemas implementados de cierre, muelle cierrapuertas, mecanismo hidráulico de apertura y cierre, equilibrio de las hojas, entre otros, verificar que no fallen para que no puedan entrar al edificio los delincuentes.

Las fincas suelen ser inmuebles vulnerables a robos o hurtos ya que los delincuentes desarrollan esquemas para cometer delitos sin que muchas veces se puedan percatar los propietarios, ya sea porque se hacen pasar por inquilinos, el conserje trabaja menos horas, no hay puesto de vigilancia, no funcionan correctamente las puertas de entrada, parques y garajes por falta de reparación y mantenimiento, mandos de llaves descodificados o la pérdida de llaves comunes como la puerta principal del conjunto residencial. Cuando suceden estos hechos los presupuestos aumentan en razón a todas las reparaciones que se acumulan y que por negligencia no cubiertas por las compañías de seguro.

En las juntas de vecinos se deben resolver las situaciones de pisos vacíos durante el día o la noche, dejar por escrito los datos de los visitantes que entran al conjunto residencial, quienes utilizan las áreas comunes como los parques, canchas, jardines, gimnasios, garajes y patios traseros, salones de fiesta. Dotarse de mecanismos disuasorios en las zonas comunes donde los malhechores pueden hurtar o robar con avidez.

Las cámaras de video vigilancia en los edificios son muy útiles, permiten la visión en tiempo real de cada uno de los puntos de acceso, pasillos, ascensores, escaleras y áreas comunes al cuerpo de vigilancia y al conserje. Si éste no se encuentra o cumple con los quehaceres de limpieza. Además, en caso de delito se visualizan los rostros de los quienes lo han perpetrado.

Con el videoportero de alta resolución se puede observar quien llama en la puerta principal, si lo conocemos o no para posteriormente permitir el acceso a la residencia. Cada vecino desde si individualidad ayuda a preservar la seguridad en el edificio, evitando contacto con personas ajenas al recinto.

Si ocurre la pérdida de una llave o del mando de distancia para abrir y cerrar la puerta del garaje, lo ideal es sacar nuevas llaves o cambiar los mandos de distancia, evitando que sujetos desconocidos se aprovechen de la llave pérdida para entrar al edificio a adueñarse violentamente de lo ajeno.