Blog

¿Qué partes tiene una cerradura?

Todos usamos las cerraduras a lo largo del día, incluso solemos hacerlo en diferentes circunstancias, teniendo contacto con distintos tipos de ellas. ¿Pero sabes cuáles son las partes que hacen a una cerradura, los elementos que la componen?

¿Tipos de cerraduras?

En principio, tenemos que decir que existen 2 tipos de cerraduras bien marcadas:

  • Tenemos a las cerraduras embutidas, que son las más tradicionales, y que se colocan en el interior de las puertas, siendo una opción cómoda y segura.
  • En segunda instancia tenemos las cerraduras de sobreponer. En este caso, se colocan por encima de la puerta, y no dentro de la misma.
  • En tercera instancia, y aunque no son realmente una cerradura sino otra cosa, tenemos los cerrojos, una opción más moderna y casi siempre más segura.

Componentes de una cerradura

Frontal

Es la parte que casi siempre queda a la vista de cualquier cerradura. Podemos ver los tornillos que sujetan el bombin. Muchos conocen sólo esta parte de las cerraduras.

Resbalón

El resbalón es la pieza de la cerradura que se sitúa en su parte frontal, entrando y saliendo. Es la que aparece o desaparecer cuando bajamos o cedemos el manillar de la cerradura, o cuando introducimos la llave y la giramos sobre el cilindro. Si el resbalón no se retrajera, sería completamente imposible que la puerta se abra.

Bulones

Los bulones o paletones destacan porque son las piezas que se retraen antes que el resbalón para que la puerta pueda abrirse. Claro que funcionan únicamente cuando colocamos la llave, tanto para abrirla, como para volver a cerrarla.

Bombín

El bombin es también conocido como bombillo o cilindro, de acuerdo a los distintos mercados, aunque siempre estamos hablando de la misma pieza. Se trata de una de las piezas más importantes, pues es donde colocamos la llave para dar inicio al proceso. Si el cilindro tiene daño, una de sus ventajas es que se lo puede cambiar individualmente.

Pomo o manilla

El pomo, manilla, o picaporte en otros países, es la pieza que tenemos que bajar para que la puerta se abra. Siempre está presente, haya o no cerradura.

Cerradero

El cerradero es la parte de la cerradura dentro de la cuál está el resbalón. Se trata de una placa de hierro, que también conviene los bulones.

Bocallave

Si tu cerradura no tiene bombin, entonces tiene bocallave. Se trata de una variante dentro de la cual se coloca la llave para poder abrir las cerraduras que no poseen bombines.

Diferentes tipos de llaves

Llaves clásicas

Las llaves clásicas prácticamente no se usan en esos tiempos. Son las que se colocan en cerraduras grandes, y por eso, al ser poco prácticas, no están de moda.

Llaves de serreta

Las llaves de serreta o llaves de sierra sí son mucho más famosas. En efecto, se trata de la llave más popular entre todas las que conocemos hoy en día. Posee un borde dentado, un registro único que permite abrir la puerta y que no se confunda con otras.

Llaves de seguridad

Su nombre ya lo indica, y lo cierto es que las llaves de seguridad suelen ser la opción más habitual para las puertas blindadas. Poseen tanto hendiduras como bordes rectos. Más allá de eso, suelen ser bastante comunes en las puertas de todos los días.

Llave de pompa

Semejantes a las llaves de paleta, las que conocerás luego, estas llaves destacan especialmente por tener dientes en ambas partes de la llave,

Llaves de paleta o paletón

Y aquí están las llaves de paleta o paletón. Tienes que saber acerca de ellas que se usan en las cerraduras de borjas o de gorjas. Lo cierto es que sirven más que nada para las puertas acorazadas. Destacan, en cualquier caso, por usarse en puertas que tienen el bombin oculto, de modo que apenas podemos ver el agujero dónde se colocan.

Llaves cruciformes

Finalmente, las llaves cruciformes son aquellas que tienen una especie de espiga cilíndrica en el centro, con una longitud superior a lo habitual. Las hay con más o menos dientes, y como su nombre indica, en ocasiones tienen también forma de cruz.

Por qué colocar rejas extensibles

La seguridad de nuestra vivienda o tienda es esencial para vivir tranquilos. Por eso, no podemos perder de vista los distintos métodos de protección que existen en estos tiempos, y hoy es momento de detenernos en los sistemas de rejas extensibles.

En efecto, primero que nada tienes que saber que existe una enorme variedad de rejas extensibles, que se diferencian por sus diseños, por sus tamaños, e incluso por sus calidades, entendiendo por ellas, la seguridad que pueden llegar a ofrecernos.

¿Cuáles son las ventajas de las rejas extensibles?

Una de las ventajas sustanciales por las que podemos recomendar la instalación de rejas extensibles tiene que ver con que pueden ponerse y quitarse sin problemas. Esto es algo que no podemos hacer con las rejas fijas, que son más limitadas. Las rejas extensibles podemos extenderlas o contraerlas cuando queramos, de modo que les demos el uso más propicio en cada una de las situaciones. La sensación de libertad que otorgan las rejas extensibles cuando se contraen, es realmente impagable.

Bien, debemos decir que las rejas extensibles son además muy fáciles de instalar, lo que hace que el precio de este procedimiento no sea demasiado elevado. De todos modos, te recomendamos no instalar tú mismo las rejas extensibles, sino dejar que trabaje un profesional.

Las rejas extensibles pueden instalarse tanto en interiores como exteriores, y siempre y cuando sea un modelo se calidad, apenas hará ruido al momento de expandirse o contraerse, por lo que prácticamente las rejas extensibles no tienen contras.

Colocar rejas extensibles

Las rejas extensibles son una excelente medida de seguridad, sobre todo porque los materiales que se usan para ellas, son muy difíciles de forzar. Nosotros recomendamos que instales rejas extensibles fabricadas a medida siempre que puedas. Se trata de una inversión a largo plazo, y conviene no intentar ahorrar dinero en estos casos.

¿Son seguras al 100% las rejas extensibles?

Aunque ni las rejas extensibles ni ningún otro método podríamos decir que es 100%, sí es cierto que podemos dormir tranquilos si instalamos rejas extensibles en casa. Aunque no detendrán a un ladrón profesional y decidido, sí conseguirán que tarde mucho en hacer su trabajo, y al menos se lo piense un par de veces antes de entrar a tu vivienda o tienda.

¿Cómo se abre una reja extensible?

Las rejas extensibles se abren muy fácilmente. Sólo tienes que introducir la llave en la cerradura y abrirla, como cualquier cerradura tradicional. Luego, la mueves hacia los lados, dejando hueco para el ingreso de tu familia o clientes, de acuerdo al caso. Para cerrarlas, sólo tienes que extenderlas hacia el centro nuevamente, y cerrar la cerradura con llave. Por supuesto, conviene que también las cerraduras de tus rejas extensibles sean de calidad.

Recomendaciones de los cerrajeros profesionales para las casas vacías

En la época de vacaciones, los cerrajeros profesionales emiten consejos de seguridad a sus clientes con el propósito de evitar que los mismos sean víctimas de hurtos en su ausencia. Recomiendan que todas las puertas de acceso de la casa tengan instalados pivotes de acero y ángulos metálicos para obstaculizar la entrada de ladrones, evitando el forcejeo en las mismas para impedir el acceso al interior del hogar.

Activa el sistema de alarma, cierra todas las puertas y ventanas de tu residencia con los pasadores. No dejes las copias de las llaves de tu hogar en lugares conocidos por los ladrones como en las macetas, jardines, ventanas o en el buzón.

Suspende los servicios de periódicos o revistas durante el tiempo de ausencia, ya que la correspondencia acumulada es signo evidente que no hay nadie en casa.

No desconectes por completo la electricidad, puedes dejar iluminada la entrada de la casa, pero sí los aparatos eléctricos como radio y televisor, dejar el refrigerador en la temperatura mínima; si dispones de programadores eléctricos actívalos antes de salir de casa para que programen los horarios de encendido y apagado de las luces de la misma. Persuade a un vecino para que alimente y saque a diario a tu mascota.

      Si antes de irte de viaje observas que la cerradura no cierra bien o está dañada, debes llamar al cerrajero profesional para que la repare o la cambie por la cerradura anti bumping, cerradura de reconocida seguridad por obstaculizar las intenciones de hurto o robo de los ladrones en las propiedades ajenas. Este tipo de cerradura se instala en las puertas acorazadas con acero para obtener máxima seguridad.

No comente con muchas personas los planes sobre su viaje ya que podría correr riesgos innecesarios. Evite publicar información en redes sociales como: Facebook, Twitter e Instagram que muestren o expresen dónde te encuentras ubicado.

Las cámaras de videovigilancia son muy útiles, permiten la visión en tiempo real de cada uno de los puntos de acceso de la vivienda, pueden ser en blanco y negro o a color en alta definición y hasta con luz infrarrojo para mayor nitidez si no hay buena iluminación. Este sistema puede ser chequeado mediante su teléfono celular, Tablet o computadora portátil las 24 horas del día, los siete días de la semana. Usted monitorea las entradas de su vivienda mientras se encuentra disfrutando del merecido descanso.

Recomendaciones de seguridad a las comunidades de propietarios

La seguridad en las comunidades de vecinos requiere mayor esfuerzo, dado el alto grado de inseguridad que se vive, tanto en las principales ciudades como en las más pequeñas, urbanizaciones, pueblos, caseríos y casas de campo.

A los habitantes de los edificios, se aconseja la instalación de sistemas de seguridad: sistema de alarmas, cámaras de seguridad con infrarrojo que fotografíen y graben a todo aquel sujeto ajeno al edificio, con los cerrajeros profesionales instalar cerraduras modernas, puertas acorazadas con acero, puertas con mirillas digitales, cambiar bombines o cerraduras de las puertas principales, mantener y reparar los sistemas implementados de cierre, muelle cierrapuertas, mecanismo hidráulico de apertura y cierre, equilibrio de las hojas, entre otros, verificar que no fallen para que no puedan entrar al edificio los delincuentes.

Las fincas suelen ser inmuebles vulnerables a robos o hurtos ya que los delincuentes desarrollan esquemas para cometer delitos sin que muchas veces se puedan percatar los propietarios, ya sea porque se hacen pasar por inquilinos, el conserje trabaja menos horas, no hay puesto de vigilancia, no funcionan correctamente las puertas de entrada, parques y garajes por falta de reparación y mantenimiento, mandos de llaves descodificados o la pérdida de llaves comunes como la puerta principal del conjunto residencial. Cuando suceden estos hechos los presupuestos aumentan en razón a todas las reparaciones que se acumulan y que por negligencia no cubiertas por las compañías de seguro.

En las juntas de vecinos se deben resolver las situaciones de pisos vacíos durante el día o la noche, dejar por escrito los datos de los visitantes que entran al conjunto residencial, quienes utilizan las áreas comunes como los parques, canchas, jardines, gimnasios, garajes y patios traseros, salones de fiesta. Dotarse de mecanismos disuasorios en las zonas comunes donde los malhechores pueden hurtar o robar con avidez.

Las cámaras de video vigilancia en los edificios son muy útiles, permiten la visión en tiempo real de cada uno de los puntos de acceso, pasillos, ascensores, escaleras y áreas comunes al cuerpo de vigilancia y al conserje. Si éste no se encuentra o cumple con los quehaceres de limpieza. Además, en caso de delito se visualizan los rostros de los quienes lo han perpetrado.

Con el videoportero de alta resolución se puede observar quien llama en la puerta principal, si lo conocemos o no para posteriormente permitir el acceso a la residencia. Cada vecino desde si individualidad ayuda a preservar la seguridad en el edificio, evitando contacto con personas ajenas al recinto.

Si ocurre la pérdida de una llave o del mando de distancia para abrir y cerrar la puerta del garaje, lo ideal es sacar nuevas llaves o cambiar los mandos de distancia, evitando que sujetos desconocidos se aprovechen de la llave pérdida para entrar al edificio a adueñarse violentamente de lo ajeno.